Ellos son los primeros, son muy pequeños pero sus voces son muy grandes, y llegan llenos de alegría con sus vestidos de pastores para cantar al Niño Jesús los villancicos que han aprendido con sus seños. Le ofrecen también sus juguetes y sus mejores deseos para las familias que les acompañan emocionados.