Los niños de 5 años prepararon un teatro lleno de humor, colorido y fantasía para clausurar el Día del Libro. Lo pasamos genial y nos divertimos mucho.
Además nuestra historia tenía una gran moraleja: «os voy a decir una cosita, leer todos los días antes de ir a la camita»