Terminamos el mes de mayo dedicando a la Virgen el rezo del rosario y pidiéndole por las vocaciones de la Iglesia.