En Ronda volvieron a dar sentido a la Pascua: cada día su celebración.