Tras la constatación sobre la materialidad del tocado, el árbitro decide, por aplicación

de las reglas, qué tirador es tocado, si deben ser ambos o si ningún tocado es

adjudicado