Una confusión hizo que, tras vestirnos de piratas o crear monstruos bibliotecarios, el autor que nos visitó en el colegio fuera, no Alfredo Gómez, sino Ricardo Alcántara. Pero no hay mal que por bien no venga y la desilusión inicial se transformó en el deseo de seguir leyendo y con los ojos puestos en la Casa de los Miedos.
Desde aquí, nuestro agradecimiento a Ricardo, que hizo disfrutar a los niños de 3º y 4º con sus juegos y entusiasmarlos con su imaginación.