El pasado viernes recibimos la visita de Amelia y Paloma dos mujeres comprometidas que trabajan en campamentos de refugiados sirios. Su testimonio nos acercó una realidad dura pero llena de esperanza gracias a personas como ellas.