Eso rezaba el programa de nuestro concierto. Y es que, efectivamente, la magia y la música se fundieron entrelazadas en un sorprendente espectáculo que alternaba trucos y conocidas piezas musicales. De la mano de los músicos hemos conocido las diferentes familias de instrumentos y, de paso, terminología interesante.

El azar llevó a dos de nuestras alumnas a compartir escenario con los músicos; la alegría y la emoción llevaron a todos los demás a aplaudir entusiasmados entre gritos de bravo y de ¡yuhu! cuando finalizó el concierto.

Tras disfrutar de la merienda en el Carmen de los Mártires regresamos al cole, dispuestos a iniciar un largo y festivo fin de semana.