Ayer por la tarde los niños revivieron la alegría de la mañana de Reyes. El patio se llenó con sus regalos y los niños pudieron disfrutar de ellos con sus amigos. ¡Y es que compartirlos es vivirlos aún con mayor ilusión!