De faralaes se vistió el colegio.

El patio, a la hora del recreo, estaba inusualmente colorido y lleno de lunares. Gitanillos y gitanillas jugando al fútbol, al pilla- pilla, al balncesto o formando corrillos.
Pero a las 12 se congregaron, vestidos o uniformados, entorno a la pista verde. Al centro entraron primero la representación del primer ciclo de primaria, que bailó sevillanas y nuestra reja. Después, el segundo, que presentó Andalucía con un breve pero simpático teatrillo. Finalizó el tercero, tocando y entonando los himnos nacional y andaluz.
Fue la parte mas notoria, pero antes había pasado un grupito del profe Antonio por las clases hablando de Antonio Banderas, se habían decorado las clases… Y no nos olvidemos de las chirigotas de 2º de la ESO, que pusieron la nota andaluza en el salón de actos ante toda la secundaria.