Este año en el Concierto-testimonio nuestra pieza del puzzle tampoco podía faltar